De padre Iroques, (nativos de América del Norte. El pueblo iroqués surgió alrededor de la región de los Grandes Lagos, inicialmente en el sur de Ontario, una provincia de Canadá, y en el noreste de los Estados Unidos de América.) y madre irlandesa, la cantante Kay Starr (Dougherty, 1922) tenía ya desde los doce años su propio programa de radio en Dallas y el violinista, Joe Venuti, la contrató para un show de música “hillbilly” (La denominación hillbilly es un término de doble uso, como gentilicio y para designar la música tradicional de las zonas en que se asienta la población a la que se refiere.) y estuvo de gira con su banda por Menphis. De allí pasó a la orquesta de Bob Crosby, el hermano de Bing Crosby, con trabajos de una sola noche en distintas salas de baile. Tuvo la fortuna de que el show estaba patrocinado por la “Camel Caravan” y trasmitido por radio una vez al mes a toda América para que su voz fuese conocida y alcanzara enorme cover170x170popularidad. Glenn Miller, el famoso director de orquesta, la contrató eventualmente en sustitución de su vocalista habitual, la rubia, Marion Hutton, enferma y cansada tras incesantes y continuadas giras con la orquesta.

Con la orquesta de Miller, realizo Kay Starr, sus primeras grabaciones oficiales: “Baby Me” y “Love With a Capitol You” recogidas en el sello Bluebird en 1939. Después de terminados sus estudios escolares vuelve con Venuti antes de incorporarse a la formación de Charlie Barnet, con quien volvió a entrar en los estudios de grabación en 1944 para grabar para los sellos “DECCA” y “V-Disc”. Al año siguiente se decide a emprender su carrera en solitario formando parte de los “Capitol International Jazzmen”, una especie de All Stars constituidos por Bill Coleman, Buster Bailey, Benny Carter, Coleman Hawkins, Nat King Cole, Oscar Moore, John Kirby y Max Roach. Su vivacidad en el escenario y su canto, alegre y desenfadado recordaba algunas veces a Ella Fitzgerald y en absoluto desentonó en compañía de tan ilustres músicos. Tras la II Guerra Mundial, Los Ángeles era un hervidero musical y númerosos sellos fueron tras sus pasos para que grabara en distintos espacios y formatos musicales.

resizeEn 1947, Dave Dexter, la incorporó a Capitol hecho que marca el principio de su carrera de éxitos. Sus temas más populares fueron “Wheel Of Fortune” y “Rock And Roll Waltz”. Sin embargo, hubo que esperar hasta su segunda vuelta a este sello en 1959, para que Kay Starr abordase un repertorio a su altura en contextos de índole jazzsiticos. Sus álbumes “Movin” (Capitol, 1959); “Movin’ On Broadway” y “The Jazz Singer” ambos para Capitol en 1960, y los tres con la orquesta de Van Alexander, o el selecto disco “I Cry by Night”, que cierra el ciclo Capitol en 1961, y grabado en pequeña formación con Ben Webster y Lee Young, entre otros instrumentistas, son su testamento musical.

Studio_publicity_Gene_TierneyEstos éxitos jazzisticos tardíos, la reconciliaban absolutamente con sus seguidores y la confirmaban como una cantante admirable aunque desgraciadamente demasiada cicatera con el jazz. Kay Starr, siguió mas o menos activa hasta finales de los años ochenta donde ya se retiró.

Crédito: apoloybaco.com